Cuando termine la tregua

Señalización vertical

Lo tengo visto: la paz dura en España tanto como la peregrinación a Santiago, o al menos así funciona por estas tierras: mientras los albergues de peregrinos están llenos, todo marcha más o menos bien, pero en cuanto se comienzan a vaciar, empieza el temblor de piernas.

Y no, no digo yo que tenga relación directa, sino que es el indicador temporal, climático, de lo que dura la tranquilidad.

El flujo de peregrinos está a punto de acabar, y a mediados de septiembre ya serán muy pocos los que se aventuren a atravesar las montañas leonesas a pie. Y entonces veremos de verdad si el paro está retrocediendo, veremos qué demonios está haciendo el Gobierno con todo el montón de deuda pública que emite, veremos lo que está sucediendo con la recaudación de IRPF y cotizaciones a la Seguridad Social, basadas en lo que la gente cobra, cuando los salarios retroceden a toda prisa.

El veranos nos trae turistas y faldas cortas, con su inseparable cuota de optimismo. Pero si miramos a nuestro alrededor, ¿vemos las tiendas más llenas?, ¿vemos ocupados muchos locales de los que antes del verano tenían puesto el cartel de se alquila o se vende? ¿Han encontrado trabajo estable, o casi, muchos de nuestros amigos en paro? Yo creo que no.

Creo que la gasolina sigue cara, los salarios van a la baja, y cada abuelo que se muere es una tragedia en una familia, que a menudo dependía de su pensión para ir tirando. Veo que los suministros, como la electricidad, se encarecen constantemente, dejando menos renta disponible para otros gastos. Veo que intentamos insuflarnos optimismo, aferrados a la máxima de que no hay malo que cien años dure, pero lo decimos con la boca pequeña, y lo pensamos con la cabeza pequeña, y lo sentimos con el corazón pequeño porque ni en nuestra casa ni en el vecindario se ven esas notas de mejoría que tanto desearíamos ver.

En España, por primera vez en siglos, deseamos ver mejorar al vecino, ¡cosa inaudita!, y ni por esas lo conseguimos.

Cuando llegue octubre los datos del paro y la encuesta de población activa volverán a vestirse de largo. En Alemania ya habrán pasado las elecciones y el nuevo Gobierno podrá desmelenarse a su gusto y los chiringuitos de playa, único sector donde somos potencia mundial, cerrarán hasta otro año.

Cuando acabe la tregua, seremos otra vez nosotros. Hasta hoy mismo, es carnaval…

 

Grabloben

günstige unterkunft, billig unterkünfte, günstige pensionen, billige hostel, hotels und pensionen, billige zimmer, billig übernachtung, last minute urlaub

Share

This entry was posted in Politica and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Cuando termine la tregua

  1. Pingback: Cuando termine la tregua

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>